Etiquetas

, , , , ,

 

Por Eduardo Pastrana Rodríguez*

El incesante escritor Antonio Mora Vélez, que se pasea orondo por varios géneros literarios (ciencia-ficción, poesía, ensayo, periodismo hablado y escrito, novela, cuento, reflexiones filosóficas)  ha titulado su reciente obra, “A la hora de las golondrinas”. Una novela que recoge las vivencias de variada índole de su generación, desde los años  60´s hasta sucesos que repercuten con fuerza en el presente. En la noche, las golondrinas marcan el tiempo histórico a medida que se producen los acontecimientos. Estupenda técnica esta que generan un movimiento de realismo sinuano que posee características propias. Escapando de esta manera del consabido “realismo mágico” del universo Caribe.

Al fin y al cabo, novelar la realidad es un ejercicio inseparable de la creatividad insospechada. La historia y la ficción no se contradicen. Al contrario, son consustanciales cuando encuentran la escritura que respeta sus irrenunciables derechos. Como sea, es el derecho de la realidad a las revelaciones y el de la ficción a regodease en las fecundaciones creadoras. “A la hora de las golondrinas” es inventario de hechos protagonizados por trabajadores de la cultura que en la actualidad ocupan lugares destacados en la memoria histórica de los monterianos.

Antonio Mora recorre el tiempo de las golondrinas y va narrando sucesos que parecen extraídos de la fabulación, en virtud de su veteranía literaria. El objetivo central es hacer comparecer a las generaciones de políticos de izquierda, artistas, investigadores, pedagogos, periodistas, estudiantes, que irrumpieron en la capital del Departamento de Córdoba en las décadas de los 50 y los 60, decididos a librar una lucha sin atenuantes frente a un orden social dominado por la apoltronada mentalidad que arrastra consigo las relaciones sociales de producción latifundista  y ganadera.

*Profesor universitario, historiador y crítico literario monteriano, residenciado en Cali.

Anuncios