Estudio internacional de competencia lectora ubica a Colombia en el grupo de más bajo desempeño.

IMAGEN-12532755-2

Seis de cada diez estudiantes de primaria en nuestro país tienen dificultad para entender e interpretar textos complejos. La mayoría comprende mejor un texto literario que uno informativo, y sus niveles de asimilación de lo que leen son menores a los de niños de países como Trinidad y Tobago, y Azerbaiyán. Sin embargo, su comprensión de lectura ha mejorado en la última década.

Así lo revela el más reciente estudio internacional de competencia lectora (Pirls, por sus siglas en inglés), que en el 2011 evaluó la comprensión de lectura de alumnos de cuarto y sexto grado de 49 países, y cuyos resultados se conocieron en diciembre. Colombia participó con 4.000 niños de cuarto grado de 150 colegios públicos y privados.

De acuerdo con el informe -que se realiza cada 5 años y en el que Colombia ha participado en dos ocasiones (2001 y 2011)-, el país está entre el grupo de naciones con promedios por debajo de la media (obtuvo 448 puntos) y está entre los 10 con los menores puntajes.

Así mismo, sus resultados son relativamente mejores en la comprensión de textos literarios (453 puntos) que en informativos (440 puntos).

Y este bajo desempeño es preocupante, según Pirls, si se tiene en cuenta que la habilidad para leer es fundamental a lo largo de la vida escolar y es clave para encaminar el proyecto de desarrollo personal, tener bienestar económico y participar en la sociedad.

“Aunque no estamos bien en lectura -reconoce la directora del Icfes, Margarita Peña- la buena noticia es que hay una mejora sostenida en el desempeño de los estudiantes colombianos en los últimos 10 años. Esto también se observó en las pruebas Pisa entre 2006 y 2009”.

Al comparar los resultados de 2001 y de 2011, agrega, los niños subieron 26 puntos en su promedio (hace 10 años obtuvieron 422 puntos). Y este crecimiento lo destaca Pirls.

“Países como Irán, Rusia, Singapur y Eslovenia también mejoraron sus resultados en comprensión lectora en la última década; por el contrario, Rumania, Lituania, Suecia y Bulgaria bajaron de forma significativa su desempeño. Esto nos muestra que Colombia ha hecho un gran esfuerzo por mejorar sus niveles de lectura”, afirma la directora del Icfes.

Según Peña, el mejor desempeño del país en las pruebas Pirls del 2011 -jalonado por los varones- muestra que las acciones del Gobierno por impulsar la lectura están dando frutos y que programas como el Plan Nacional de Lectura y Escritura (Pnle) y ‘Todos a Aprender’ contribuyen a ello.

Los cuatro países con los mejores desempeños en la prueba fueron Rusia, Finlandia, Singapur y la región de Hong Kong (China).

De otro lado, al comparar el logro educativo entre niños y niñas, las segundas, en general, los superaron en cerca de 16 puntos en 45 países. En Colombia, esa diferencia no fue igual: mientras ellos obtuvieron 448 puntos, ellas lograron 447.

Colombia, junto con Suráfrica y Botswana, presentó, además, la prueba Pre-pirls, que por primera vez se realizó en 2011 y que buscaba evaluar la comprensión de textos más sencillos en estudiantes de países con bajos desempeños en lectura. En esta prueba, el país obtuvo un mejor resultado (576 puntos).

Factores asociados al desempeño lector

-Padres lectores y buen clima escolar influyen en la mejora del indicador

El estudio Pirls también analizó los factores asociados al buen desempeño en la comprensión de textos.

“Tener y usar la biblioteca pública y la biblioteca escolar, y contar con una estrategia para promover la lectura en ellas impacta positivamente la competencia lectora”, afirma la directora del Icfes, Margarita Peña.

También, que en el aula de clase haya recursos pedagógicos, que los docentes tengan altas expectativas respecto al logro de sus alumnos, que se tracen metas curriculares claras en lectura, que se usen los computadores como herramienta pedagógica y que exista un buen clima escolar (niños que se sienten seguros y felices). Niños que hayan recibido educación inicial y padres amantes de los libros que les lean a sus hijos también influyen en la habilidad lectora.

REDACCIÓN VIDA DE HOY

Anuncios