Etiquetas

, , , ,

859933_273044112826768_666603588_o

VIERNES 15 DE FEBRERO, 7:30 P.M.
BIBLIOTECA PILOTO DEL CARIBE
Galería de la Aduana
UNO Y NINGUNO
FOTOGRAFÍAS DE LA ARTISTA MÓNICA MÁRQUEZ

CON EL AUSPICIO DE LA SECRETARÍA DISTRITAL DE CULTURA, PATRIMONIO Y TURISMO Y DE LA CORPORACIÓN LUIS EDUARDIO NIETO ARTETA EN EL MARCO DE LA PROGRAMACIÓN DEL BICENTENARIO.

“La pregunta es: ¿estamos realmente viviendo o simplemente caminando dormidos? ¿Somos seres conscientes o sonámbulos demasiado ocupados “twiteando” para pensar? Twitter, al igual que otros medios de comunicación social en Internet, refleja el poder intrínseco de la sociedad para moldear los seres humanos en masa. Cuanto más nos hacemos uno con la multitud, mas nos convertimos en ninguno”. Mónica Márquez
Con preguntas cómo la anterior, Mónica Márquez, artista barranquillera radicada desde hace un par de décadas en Cánadá, continúa su investigación cultural, social y estética sobre el tema de la identidad y de la naturaleza de las relaciones humanas. A diferencia de su serie anterior titulada La vida de los otros, inspirada en Facebook, en este nuevo abordaje explora la semántica de Twitter y su potencial efecto de desautonomización en los individuos.

Al respecto la artista reflexiona en los siguientes términos: “Aunque las redes sociales ayudan a concientizar a las personas acerca de problemas globales y aumentan el acceso a la información, también pueden promover una carencia de pensamiento crítico y una mentalidad de rebaño. Como punto de partida, exploro la semántica de Twitter, la cual gira alrededor de la idea de seguir. Después establezco una relación entre la plataforma de Twitter y nuestra sociedad y entre los grupos de seguidores al concepto de multitudes. Finalmente, por medio de Photoshop construyo una interfaz similar a la de Twitter, realizo un montaje con fotos tomadas en mis múltiples viajes y cuestiono la naturaleza de nuestro comportamiento en la sociedad y el razonamiento detrás de nuestras acciones diarias. ¿Son nuestras acciones el producto de un razonamiento independiente o simplemente el resultado de un comportamiento imitativo?”.

La artista revisa y critica la semántica de Twitter centrada en la noción de “seguir”, de convertir a grandes masas de nuestra sociedad en seguidores de ideas, productos, personajes, empresas, tomando como referencias para explicar estos comportamientos sociales la teoría del comportamiento irracional e imitativo de sociedades y multitudes desarrollada por sociólogos como Gabriel Tarde (Francés, 1843-1904) y Hermann Broch (Austríaco, 1886-1951) en la que se asocia el seguimiento y la imitación con cierta forma de sonambulismo y conducta hipnótica de las multitudes; una nebulosa, una especie de trance producto de la irracionalidad y la falta de sentido crítico de la experiencia. Y termina diciendo: “Sin lugar a dudas, nuestros orígenes culturales y religiosos, así como las normas sociales, ejercen una fuerte influencia en nuestra mentalidad y en nuestras acciones. Los niños siguen a los padres, los piadosos siguen a los líderes religiosos, los adolescentes se rinden ante la presión del grupo, y los adultos se ajustan a las normas sociales, tal como las multitudes de “tweeters” siguen a las celebridades y a los gurús”.

Mónica Márquez es pintora, fotógrafa y artista digital radicada desde 2001 en Ottawa, Canadá. Si bien es cierto que Mónica trabajó durante muchos años en el área de finanzas internacionales, el arte ha sido siempre su verdadera pasión. Las obras de Mónica se inspiran en su interés acerca de la cuestión de la identidad y la naturaleza de las relaciones humanas dentro de las redes sociales en Internet. Mónica ha participado en exposiciones individuales y colectivas en Canadá, Colombia, Italia y Francia. En el 2010 y el 2011 recibió premios del Consejo de Artes de Ontario por sus series “La Vida de los Otros” y “Uno y ninguno”. Sus obras han sido presentadas en diversos catálogos y publicaciones, incluyendo las revistas canadienses Vie des Arts y Guerilla.
En 2004 participó en una colectiva de artistas canadienses en la Galería de la Aduana.

Anuncios