expo nov
 
JUEVES 6 DE NOVIEMBRE, 7:30 P.M.
BIBLIOTECA PILOTO DEL CARIBE
(Galería de la Aduana)
Exposición del artista cartagenero
Gastón Lemaitre Merlano
(Pinturas y dibujos)

CON LOS AUSPICIOS DE LA SECRETARÍA DISTRITAL DE CULTURA, PATRIMONIO Y TURISMO Y LA CORPORACIÓN LUIS EDUARDO NIETO ARTETA.

Gastón Lemaitre no es sólo un conocido y reconocido artista cartagenero con una carrera de más de 30 años, sino un personaje con las marcas indelebles de su ciudad. Educado en La Esperanza y Teniente de Corbeta de la Escuela Naval de Cadetes,  estudió también dibujo y pintura en la Escuela de Bellas Artes y en algún momento de su vida fue alumno de Grau y Obregón.

Ha sido ilustrador de los libros Días así, de Raymundo Gómez Cáceres, 1990; Cuentos Ecológicos, de Adelina Covo, 1990; y Ojo que vuela, Antología de poesía contemporánea, recopilada por el escritor Gustavo Tatis. Y en 2013 publicó una plaquette que recoge parte fundamental de su obra y sus conceptos precisamente titulada La obra Pictórica de Gastón Lemaitre.  

Algunas de sus exposiciones individuales y colectivas son las siguientes:

 

1975: Tres pintores Cartageneros. Galería de Arte Contemporáneo. Barranquilla. Muestra colectiva.   1976: XXVI Salón Regional de la Costa Norte. Museo de Arte Moderno de Cartagena. Muestra colectiva. III  Premio salón  de la Costa Norte. Exposición individual. Museo de Arte Moderno.   1977: Expocosta 77. Muestra colectiva. Exposición pintores jóvenes cartageneros.  Museo de Arte Moderno de Cartagena.   1978: Expocosta 78. Muestra colectiva.   1979: Exposición de Pintores de la Costa, periódico “EL UNIVERSAL” de Cartagena. Muestra colectiva.   1980: Exposición individual.  Hotel Capilla del Mar.   1981: Salón “Pierre Daguet”. Muestra colectiva en Cartagena.   1984: Exposición individual. Museo de Arte Moderno de Cartagena.   1993: Exposición individual. Museo de Arte Moderno. Cartagena.   2002: Exposición “Reminiscencia”. Casa España de Cartagena.   2004: “Mujeres Planta”. Hotel las Ameritas Global Resort de Cartagena.   2007: “Huellas de mi vida”. Museo Naval del Caribe. Exposición individual.   2013: Muestra Colectiva. Hotel Hilton Cartagena.   2014: Exposición individual. Galería de la Aduana, Barranquilla.

El poeta, narrador, periodista y pintor Gustavo Tatis Guerra, en una cálida página de su autoría se refiere así a la condición de artista de Gastón Lemaitre Merlano:

Gastón Lemaitre tiene el alma a mano alzada

Tiene el alma a mano alzada y si le preguntan algo responde con colores, sílabas que provienen de su cantar de amores. Es Gastón Lemaitre. Su espíritu ha dibujado paraísos nacientes donde Eva es un árbol sacudido por los presentimientos y las intuiciones de un Adán descalzo y sediento. Ese mismo paraíso ha devenido en el tiempo en alegoría del ser humano en el límite y en la apertura, en el esplendor y el infierno. Gastón Lemaitre al que todos conocemos como Gastón Guillo es un artista de la imagen y la palabra. Sus metáforas visuales están antecedidas y complementadas con epifanías poéticas surrealistas.  El contrapunto entre Bretón y Picasso se resuelve en líneas certeras, de una síntesis magistral, siempre a mano alzada. En ella está el mundo como una anunciación y un campanazo de alerta: los arlequines y los duendes, los gnomos de las selvas vírgenes y amenazadas, los forajidos del poder aniquilador y los encantados de la música que aparecen con su guitarra que suena con la savia de las orquídeas intocadas, unos y otros, en reinos distintos y distantes. En su reino los enamorados en cuyos labios nacen vegetaciones de un paraíso alucinante. Dos poderes se enfrentan en esta obra pictórica: el amor y la muerte. El poder de los enamorados y los amantes que habitan un universo incontaminado, escaso y frágil, y el poder de quienes manipulan el destino de los hombres, las fronteras y las decisiones políticas.

Gastón Guillo ha sido fiel a sus llamados interiores y ha perseguido como un Adán insaciable el espejismo de la belleza. Todo ello tiene una alta revelación de goce supremo y dolor iluminado. Desprendido de las tentaciones cotidianas Gastón ha elegido el más difícil de los caminos: parecerse a él mismo reflejando a los demás. Su pintura tiene un aura de encantamiento en su frescura y contundencia. Sus criaturas son intimistas, alegóricas, muchas veces, viscerales y descarnadas, porque llevan consigo el doble reino del paraíso y el infierno. Pero sin dramatismos, Gastón Guillo tiene otra virtud adicional que acompaña a su obra: el sentido de lo lúdico que le permite ver a sus semejantes como plantas. A los hombres como raíces y a las mujeres como jardines a punto de florecer.

Este marinero con pinta de bucanero que parece haber salido de una novela de Melville o Conrad, se bajó del barco luego de conversar durante años con las soledades abisales y encontró el resplandor huidizo y misterioso de las criaturas que se alumbran a sí mismas con  la sola luz de las cosas. Este es el alma del hombre desprevenido y tocado por la imaginación que expone sus dibujos y pinturas en la Galería de la Aduana en La Arenosa. Un artista con su espíritu a mano alzada.

Anuncios